internet

Todo un planeta al ritmo que marcan las telecomunicaciones

Prácticamente no hay ninguna duda de que el ritmo al que avance y se mueve el mundo en estos días lo marcan las telecomunicaciones. Ellas con el motor y la cabeza de lanza de un planeta que vive en una revolución tecnológica constante, diaria, imparable. Ya el propio mundo moderno ha ido mutando merced al compás de las telecomunicaciones desde el siglo XIX. Diferentes cambios importantes han venido de las inflexiones tecnológicas.

La última gran revolución de las telecomunicaciones ha sido el paso de la mera comunicación móvil a la web 2.0. Vivimos en la tecnología 4 G y ello nos parece haber rozado con los dedos el propio futuro y el propio culmen de la modernidad, pero no hay que olvidar que en su momento también supuso en impacto brutal poder comunicarnos mediante telegrafía sin hilos.

Tal vez el primer gran golpe de las telecomunicaciones se produjo a finales del XIX con la telegrafía eléctrica; la invención del telégrafo, potenciada, favoreció incrementar la velocidad de transmisión. Bastó con que un número de puntos y rayas se asignase a cada letra del alfabeto para que un mero código hiciera el resto en este importantísimo avance para cerrajeros baratos Torrente.

El segundo gran momento histórico protagonizado por las telecomunicaciones tal vez podría ser el de la aparición del teléfono y la telegrafía sin hilos. Luego vendría la telefonía manual y automática, preámbulo de la más radiante modernidad; las centralistas manuales se encargaban de controlar los flujos comunicativos por teléfono de manera manual.

Otro de los hitos históricos de las telecomunicaciones lo protagonizó la comunicación vía satélite, antesala de la era de la comunicación, de Internet y del actual mundo cibernético; ya en los años sesenta se hizo popular un teléfono automático de batería central que podía usarse tanto en pared como de sobremesa. Y es que no hay que olvidar que el actual mundo de teléfonos móviles inteligentes con sistemas operativos que son virguerías tiene detrás un largo recorrido de avances potenciados por las telecomunicaciones.